Río Cacao: sembrando pasión por lo nuestro

Río Caribe es un nombre que cualquier amante del chocolate fino asocia con este maravilloso alimento. Este espacio geográfico ubicado en el estado Sucre, Venezuela, ha sido protagonista de la historia de la semilla que, tras ser procesada y transformada en chocolate, revela sabores que nos ayudan a volver a nuestra infancia. Y ahora, Río Caribe también es la casa de un nuevo proyecto: Río Cacao.

Sucre es el estado que produce la mayor cantidad de cacao en Venezuela –cerca de 46% de la producción nacional– e históricamente los nombres de sus semillas han sido reconocidas entre las más codiciadas en el mercado internacional. Es en este renombrado lugar donde María Fernanda Di Giacobbe y el equipo detrás de Río Cacao, abrirán una puerta al conocimiento y a la pasión por nuestras semillas.

Para la Fundación Cacao de Origen, el año 2017 comienza ofreciendo un futuro lleno de educación y aprendizaje en torno al Theobroma Cacao. El propósito de Río Cacao, escuela y laboratorio Bean to bar –movimiento que significa trabajar el cacao, literalmente, de la semilla a la barra cumpliendo unas regulaciones muy específicas–, es capacitar de forma integral para el cultivo, cosecha y procesos de post-cosecha del cacao, así como su transformación en una tableta de chocolate que refleje las características de esta fantástica región oriental venezolana. Además, también contará con un espacio para adquirir tabletas de chocolate y otros productos derivados del cacao que hayan sido elaborados por productores y chocolateros de la zona, así como las barras creadas en Río Cacao. La Posada Caribana será vecina de este nuevo espacio, cuya inauguración se estipula para febrero de este año.

Así como ocurre en Cacao de Origen, nuestro laboratorio Bean to Bar en Caracas (Hacienda la Trinidad Parque Cultural, Secadero 5), la misión sigue siendo la misma: estimular tanto al productor como a todo aquel entusiasta del cacao venezolano a mejorar su calidad y exaltar su potencial natural. Nos enfocamos en la mejora del cultivo así como de generar educación, emprendimiento y bien común a través del grano de cacao. Nuestro país caribeño posee semillas con una variedad y riqueza genética incomparable; ahora es momento de tomar esta herencia y convertirla en calidad, compromiso y pasión.

¿Te dejas atrapar por los sabores que esconde el cacao de Sucre? Queremos que todos sean partícipes de un nuevo reto, una nueva experiencia en la que nos introduce –y una vez más nos une– el alimento de los dioses. Acompáñanos a través de @Kakaochocolates con las etiquetas #HablaDeCacao y #MásCacaoNuestro para celebrar el comienzo de una nueva historia que solo será posible si todos ponemos un granito de arena, o de cacao.