t f v r
^

Blog Chocolatier

El poder transformador de la gastronomía #ForoAlimentarte Bogotá

Durante los días 24 y 25 de mayo en la ciudad de Bogotá (Colombia) tuvo lugar el Foro Gastronómico Internacional Alimentarte, evento organizado por el Basque Culinary Center y la Fundación Corazón Verde. El evento reunió a personajes de la gastronomía latinoamericana y mundial para compartir sus iniciativas profesionales y demostrar que el oficio de la cocina es también conciencia, innovación y responsabilidad social.

En el último día del Foro, nuestra chocolatera María Fernanda Di Giacobbe compartió ideas con la reconocida chef colombiana Leonor Espinosa, en una conversación para el público asistente que desmenuzó el tema  del poder transformador de la gastronomía.

Estas fueron algunas palabras que compartió María:

“Deseo agradecer a la Fundación Corazón Verde, al Basque Culinary Center y a Colombia está invitación para conocer más Bogotá y tener el placer de compartir en este espacio el trabajo de cocineros conectados con su cultura. Estamos disfrutando de aromas y preparaciones ancestrales que muestran el renacimiento de la gastronomía latinoamericana.

El pescado de Fernando Rivarola y sus vídeos nos ponen frente al desafío que los cocineros debemos asumir en la transformación de la realidad de las poblaciones de pescadores y productores que viven una pobreza injusta y en desequilibrio por un progreso que no mira al ser humano ni el entorno que lo rodea.

Alejandro Gutiérrez inspirado en envoltorios de hojas descubre los beneficios científicos del uso de hojas para envolver los alimentos y otorga a sus platos deliciosos aromas y sabores que están en nuestra memoria gustativa y que la cocina moderna pretendía dejar atrás.

Jorge nos propone devorar al Pez León, devorador del Caribe e influir en la política de nuestros países, en la iglesia y en nosotros mismos.

La cocina de Juan Manuel y su equipo recorre fronteras impensables hace diez años. FOROALIMENTARTE ilumina la vida de las familias de los policías en Colombia, juntos hacemos eventos por los productores, por la libertad, por la educación y el entendimiento para el equilibrio del planeta que habitamos.

Aquí los jóvenes son semillas inspiradas en los afanes de la cocina de Leo que ha traído a la mesa la ricura y el misterio de los pueblos de Colombia y los secretos ancestrales que preservan la vida de las comunidades. Gracias Alejandro, Jennifer, Sebastián, Marcela, Camilo, Alex, Ivan por el inolvidable almuerzo de ayer, en sus manos explota el potencial gastronómico de este maravilloso país. Gracias Leonor Espinoza. Gracias cocineros que vinieron de España.

 

“CUANDO UNA SEMILLA DA FRUTOS NADA MEJOR QUE PODER COMPARTIRLOS,  SÓLO ASÍ LA COSECHA MERECE LA PENA”.

 

Se trata como dice el Basque de multiplicar la dimensión de nuestra profesión de cocineros. Nuestro oficio alimenta y da vida. Aquí estamos juntos para aprender del pasado, para escuchar el presente y garantizar el futuro.

En Venezuela el cacao despertó de un largo letargo, su semilla estaba en la tierra y en nosotros, hablar de cacao removió la tierra y agitó nuestra identidad, esa semilla germinó en nosotros y nos conectó con los orígenes, con la evolución de nuestra cultura y el amor por nosotros mismos.”

 María Fernanda Di Giacobbe

La conferencia de Leo y María terminó con un momento muy emotivo en el que ambas, junto a la periodista venezolana Sasha Correa (Basque Culinary Center), desplegaron la bandera de Venezuela. La fotografía fue compartida por Ivanova Decan en su cuenta de Instagram con la siguiente leyenda:

Al finalizar su intervención en el Foro Gastronómico Internacional AlimentArte, la chef María Fernanda Di Giacobbe desplegó la bandera de Venezuela con un mensaje de esperanza por nuestro país y su gente. María y la cocinera colombiana Leo Espinosa participaron en una mesa redonda sobre el poder de la gastronomía como herramienta de transformación social. La periodista venezolana @sasha_correa moderó este encuentro organizado por la Fundación Corazón Verde y el Basque Culinary Center en Bogotá. @alimentartefcv @bculinary #mfdigiacobbe #Bogotá

Bean to Bar: de regreso a los orígenes

Fotografía: Julio Osorio

Los seres humanos nos hemos acostumbrado a los procesos en masa, mecánicos, donde cada producto es igual a otro y, aunque esto no supone algo necesariamente negativo, hemos perdido el valor del trabajo manual. Ese trabajo que cuida cada detalle a lo largo del proceso de producción y que involucra interacción humana.

El Bean to Bar –que literalmente significa de la semilla a la barra– surge como una respuesta a la necesidad de recuperar los orígenes y los sabores reales del cacao, y regresar a estos procesos únicos en el que ningún producto es igual a otro y donde esta característica tiene un valor incalculable.

Este movimiento que inició a principios de siglo en Estados Unidos gracias a Steve de Vries, un soplador de vidrio que se interesó en el cacao y el chocolate tras viajar a Costa Rica durante la última década del siglo XX, tiene como meta regresar a los sabores más profundos del cacao, y trabajar este como se hacía antes de la Revolución Industrial. Se trata de un trabajo en el que el chocolatero selecciona y compra las semillas que procesará para convertirlas en chocolate.

Una tableta de chocolate es un gran alimento si se trabaja bajo los estándares adecuados. ¿Qué significa esto? Que una barra de chocolate de excelente calidad es aquella en la que se controlan todos los procesos que afectan el sabor del cacao y, más adelante, del chocolate. Allí radica la importancia de los procesos de cosecha y post-cosecha como el fermentado, secado y almacenamiento.

Fotografía: Julio Osorio

Cada cacao posee un sabor único y refleja una personalidad que lo identifica. A través del Bean to Bar se busca resaltar esos sabores naturales de cada cacao y conducir al consumidor a una experiencia de sabores inolvidable. Sin embargo, trabajar el chocolate desde la semilla no es solo una técnica de elaboración de este producto, sino que involucra principios de honestidad y de trato cercano y justo con el productor, como lo indica María Fernanda Di Giacobbe, experta en el tema.

No es posible hablar de Bean to Bar sin hacer énfasis en los diferentes tipos de cacao. Este movimiento busca revelar los sabores del cacao pero, a su vez, debe tratarse de semillas que contengan una excelente genética. En general, existen tres tipos de cacao: el forastero es el más común, y es aquel que posee semillas oscuras y de mayor tamaño, pero no es tan aromático; el criollo es aquel cuyas semillas son de tonalidades más claras y cuyo sabor no llega a ser amargo, sino dulce; finalmente, las semillas trinitarias son el resultado de la hibridación natural de los dos tipos de cacaos mencionados anteriormente.

Fotografía: Julio Osorio

No sería apropiado incluir todas las variedades genéticas de cacao dentro de estas tres categorías. Como ya se dijo, cada cacao es único y revela bondades que lo hacen maravilloso. Es por ello que no se puede hablar de “el mejor cacao del mundo” o “el mejor chocolate del mundo”, ya que esto dependerá de factores como sus procesos de cosecha y post-cosecha, del método bajo el que se elabore la tableta de chocolate y, finalmente, del gusto del consumidor.

La mejor forma de resaltar estos sabores del cacao es utilizando solo dos ingredientes: cacao y azúcar de caña refinada –ya que esta endulza el producto sin modificar su sabor original. Es importante acotar que las tabletas que son producto del Bean to Bar se trabajan en baches pequeños, debido a la rigurosa selección del cacao y la especial atención a la calidad de los procesos de post-cosecha, cuyo conocimiento permite entender a profundidad las causas de los sabores finales de la tableta. Es un proceso que implica paciencia, atención y conocimiento específico sobre la materia.

Sin embargo, la experta en el tema, Chloé Doutre dice: “el Bean to Bar no es un sinónimo de calidad. Es un tipo de movimiento con una filosofía que al principio tenía sus valores y que ahora se han diluido”. La distorsión del concepto es inevitable debido a la popularidad que ha tomado el término entre los consumidores. Es entonces cuando estos últimos tienen la responsabilidad de informarse y mostrar compromiso con la calidad de las tabletas.

Fotografía: Julio Osorio

El planteamiento principal del Bean to Bar es, entonces, regresar a los orígenes de las tabletas de chocolate y reflejar las bondades tanto del cacao como de la tierra en la que fue cultivado. Se trata de mostrar historia, cultura y pasión por la tierra a través de una barra de chocolate, y de crear un vínculo cercano con el productor. Además, siempre quedará impresa la huella del chocolatero que la trabaja, cuya intervención creativa aportará una forma inigualable de entender el cacao y el chocolate.

Para el Bean to Bar el chocolate es más que un alimento delicioso, es un elemento cultural que nos identifica y que nos permite conocer las genéticas de un país. El chocolate representa unión, pasión y un regreso a nuestra infancia que siempre traerá a nuestra mente los recuerdos más felices. Es siempre un regreso a los orígenes.

 

Por Valentina Pérez Mata

Mujeres del cacao en Venezuela

Cacao de Origen

 

Mujeres del cacao

En Venezuela el mundo del cacao es liderizado por mujeres. Ellas conocen las siembras, la reproducción, los tiempos de cosecha y prácticas ancestrales para fermentar y secar, con los mejores métodos, las semillas de cacao. Ifigenia Laya, pasa su mano sobre las mazorcas sabiendo si están maduras por su temperatura. Maura, abre de un solo corte certero los frutos. Guillermina, mide la fermentación por sus aromas, Amanda esparce los granos sobre el patio como palabras para un poema, mientras Ixora los recoge en sacos, riendo y cantando con sus muchachos; los hombres están en la mar o en otros oficios. El cacao es la base, la historia, las voces de las abuelas, la plantación, la casa, la herencia, lo íntimo, la economía diaria, la celebración y las fiestas.

Leer Más

Entrevista de Joan Roca a María Fernanda Di Giacobbe. Madrid Fusión 2017.

“Debemos tener una visión más amplia, más generosa, saber que la tecnología no se puede quedar en las universidades sino que tiene que salir al mundo. Y que todo el conocimiento ancestral tiene que cambiar la visión de todos. En Venezuela hemos cambiado tan radicalmente, ahora todas las cosas nos parecen lujosas, y volver al origen nos daría un equilibrio en un mundo que se nos va de las manos (…)” Así comenzó la intervención de María Fernanda Di Giacobbe en Madrid Fusión durante la entrevista que le hiciera el laureado chef Joan Roca del restaurant Celler de Can Roca el pasado 23 de enero en la palestra del evento.

 Durante la entrevista, María ofreció un chocolate de @Cacaodeorigenelaborado con cacao del estado Bolívar y cosechado por indígenas Yekuana. También ofreció una tableta que hizo junto a su equipo con cacao de la costa de Aragua donde destacan Chuao, Choroní, Cuyagua, Cata… Así, nuestra chef chocolatier habló de diversidad y de denominaciones de origen natural de nuestros cacaos, y dio a probar un paisaje que tiene aromas, sabores y sobre todo, que tiene personas que en conjunto le otorgan al chocolate una identidad propia, única e irremplazable.

A continuación compartimos la conversación de la venezolana y el reconocido chef de El Celler de Can Roca (el segundo mejor del mundo según la lista The 50 best 2016), durante su encuentro en esta nueva edición de tan reconocido evento gastronómico.

1.- Eres hija y nieta de cocineras, que te mandan a la Universidad en busca de un futuro mejor. Pero vuelves a los fogones. En años consigues montar 15 restaurantes en Venezuela, y después de leer un cartel en una chocolatería de Barcelona te lanzas al mundo del cacao. En aquel cartel ponía “todos nuestros bombones están elaborados con el mejor cacao del mundo: cacao venezolano”. ¿Qué sentiste? ¿Fue aquella frase la que lo cambió todo?

Sí. Fue una iluminación, aparecía la iglesia de Chuao, un pueblo mítico por la calidad de su cacao para la elaboración de chocolates inolvidables. Allí las mujeres cosechan, fermentan y secan el cacao al ritmo de cantos y bailes, a bajas temperaturas y con el viento de la brisa marina.

Como dices, nací en una casa gastronómica, rodeada de mujeres dedicadas a los fogones y que vivían de hacer dulces deliciosos.

En esa visión se juntaron varias ideas y mi infancia:

La primera, entender a Venezuela como país cacaotero, hablamos de un país lleno de cacaos maravillosos, con una biodiversidad enorme y origen de los cacaos criollos de semillas blancas. Teníamos una tradición centenaria de exportadores de cacao y buenas fábricas de chocolate como La India o El Rey…

La segunda: utilizar el oficio de la gastronomía para convertir todas esas recetas de dulces tradicionales venezolanos en bombones. Hasta ese momento las bombonerías eran europeas. Entonces empezamos y creamos un bombón venezolano que se identificó con nuestra memoria gustativa, nuestras costumbres e identidad.

2.- En la actualidad, como hemos visto en el video tienes tres proyectos relacionados con el cacao, con la formación y con el cambio social en Venezuela. ¿Puedes explicarnos más en detalle en qué consisten Proyecto Bombón, Cacao de Origen y Proyecto San Benito?

Nos invitaron a dar talleres de estos bombones venezolanos en distintas partes del país. Rubén Carrero, un hombre incansable que trabaja en el Fondo Social de la gobernación de Miranda, nos invitó. Estas actividades las llamamos Proyecto Bombón. Al llegar a las zonas cacaoteras, se te nublan los ojos de tanta belleza y prosperidad, la abundancia de frutas…

Desde muy pequeña me fascinaba ver cómo distintos ingredientes se convertían en productos y estos en recursos y dinero. Ese dinero era una energía que podíamos cambiar por todo lo que necesitábamos.

Las clases en las comunidades nos mostraron que ese paisaje era puro recurso y los talleres se multiplicaron, se volvieron un mensaje. En el suelo las raíces de los árboles de cacao han tejido una red y esa red es una transmisión de conocimiento y saberes, es educación y busca tecnología. Las personas que aprenden enseñan a otras, buscan soluciones, construyen máquinas. El cacao nos guía y en la superficie nos enlaza el chocolate.

Proyecto San Benito es una alianza con la Asociación Civil Trabajo y Persona, liderada por otro motor, Alejandro Marius y un equipo maravilloso de mujeres jóvenes, juntos capacitamos mujeres de bajos recursos, tuvimos la idea de hacer pedidos corporativos desde nuestros laboratorios junto a las emprendedoras del chocolate, y la ganancia de esa actividad genera más talleres y cursos para ellas.

Cacao de Origen es un lugar de encuentro para el estudio y la promoción de nuestros cacaos y chocolates inspirado en el Bean to bar. Hacemos chocolates desde la semilla. Allí es bello ver juntos emprendedoras, productores, estudiantes, profesores e investigadores, a 40 productores de cacao líderizados por un pionero como Arturo Somana que recuperó las plantaciones casi olvidadas de su abuelo, allí, llegan personas de Bolívar y Amazonas con cosechas nombradas por primera vez con su nombre de origen. El consumidor venezolano se ha hecho parte de este movimiento, lo apoya con su compra, sus ideas y sus opiniones.

De mi madre y mi familia aprendí que todo lo que uno desea se consigue con el trabajo diario, que el dinero es una energía que brota de nuestra creatividad y oficio, que es abundante si somos generosos, que se multiplica sin límites como la naturaleza y que esa riqueza nos hace profundamente felices cuando la compartimos.

Todos tenemos conocimientos para compartir y así lo hemos estado haciendo.

3.- ¿Por qué tu apoyo a las mujeres? ¿Cuál es su papel en las comunidades productoras?

Al llegar a muchas comunidades son las mujeres las que de forma oral preservan las recetas, métodos ancestrales y la familia, son ellas quienes cuidan por el futuro de los hijos. En las costas los hombres cosechan del mar, las mujeres el cacao.

Las mujeres trabajan juntas, están conectadas con la tierra y la comunidad, con la ancestralidad, el presente y el futuro.

En Venezuela las mujeres del cacao cosechan por la temperatura del fruto o el sonido hueco sobre la corteza del mismo.

4.- Tu trabajo ha comenzado a dar frutos. Por eso te creímos merecedora del Basque Culinary World Prize. Hay una frase tuya, preciosa, “Cada vez que elaboramos un bombón, construimos un país. Trabajar en colectivo es la manera de cambiar realidades” ¿Qué cosas has intentado cambiar y no has podido?

Somos muchos, este premio pertenece a miles de personas que trabajan por un mejor futuro para nuestro cacao, las que siembran, fabrican bombones, chocolates y productos del cacao. Los escritores y periodistas que con profesores e investigadores han hecho posible que el cacao sea un tema en cada región de nuestro país.

Hace 12 años queríamos tener muchas chocolaterías, chocolateros y bomboneros, era impensable que tantas personas volvieran a las plantaciones de sus antepasados o fundaran nuevas siembras, que se unieran cocineros, pasteleros y noveles chocolateros a productores para aprender toda esa sapiencia. Hoy recorren el país para descubrir orígenes y fundan plantaciones y pequeñas empresas. Hay competencia pero juntos es mejor.

Las mujeres del cacao tuestan a leña y los estudiantes de cocina en hornos de convección, ambos comparten maneras y sacan ediciones juntos. Vicente Franceschi dice que el cacao a despertado de su letargo, ese letargo de petróleo y minerales que nos alejó del campo. El cacao vive en nosotros, germina en un nuevo futuro y florece para dar libertad y más frutos. Soñamos con la prosperidad que ofrece el trópico en cada uno de sus habitantes.

Esa semilla puede volver a ser una conexión con la tierra y el universo, con lo terrenal y lo celestial. Con el alimento, la prosperidad y el bienestar.

El cacao es milenario, es sabio, es guardián de la naturaleza y en Venezuela guardián de nuestra identidad. El cacao está sembrado en cada uno de nosotros, germina en todos los que lo nombran y florece en nosotros cuando trabajamos con él.

5.- Eres una entusiasta, una luchadora incansable, pero seguro que en el camino ha habido luces y sombras ¿Cuál ha sido tu mayor decepción? ¿Y qué te ha hecho sentir más feliz a lo largo de todos estos años de reivindicaciones?

La industria del cacao ha debido tener una inversión semejante a la que se hizo con el petróleo y estamos lejos de eso.

Este movimiento de cacao y chocolate, es de ciudadanos y empresas.

Nos gusta ver estantes llenos de chocolates hechos por emprendedores y productores, innovaciones gastronómicas con todos los derivados del cacao y nuevos productos.

6.- Tu mensaje es un mensaje de esperanza, de superación, de confianza en el futuro. ¿Qué le pides a la vida, o solo le das gracias, como decía la canción de Violeta Parra?

Les doy gracias a ustedes y a Madrid Fusión por estar hoy aquí como voz que es parte de este movimiento.

Las PERSONAS somos emprendedores por naturaleza.

Los seres humanos somos creadores desde el alma.

HAY ALGO QUE TENEMOS DENTRO Y QUEREMOS EXPRESAR,

UNA LUZ QUE NOS HACE ÚNICOS, UNA INTENSIóN, UNA FUERZA, UNA IDEA…

Le pido a la vida darnos la fuerza para ver esa luz, hacerla crecer y apoyar esas ideas que hay en cada emprendedor. Cada emprendedor es una persona de cambio para nuestra sociedad.

En muchos países necesitamos justicia, seguridad, prosperidad, una visión que beneficie a todos sus ciudadanos antes que los intereses particulares. Necesitamos amar a las personas, a cada hombre, mujer, niño para que el mundo cambie. El planeta se nos va de las manos, a veces queremos mucho, desde Venezuela y por nuestra situación a veces nos parece que hay demasiado lujo, demasiada banalidad, quizás debemos volver a los orígenes, a la armonía, al equilibrio.

Una tableta de chocolate elaborada desde la semilla describe el paisaje en la boca. Su degustación está llena de detalles aromáticos, y constituye una experiencia sensorial que indica una denominación de origen a través de su genética, su ubicación y su entorno cultural.

En Venezuela hacemos chocolates desde la semilla y bombones junto a mujeres productoras de cacao y emprendedoras del chocolate, inspirado en maestras como Amanda García, Doña Petra, Ifigenia Laya y apoyados por muchas personas, instituciones como la Cámara de Comercio Italiana en Venezuela, embajadas e industrias.

En nuestro país la historia se narra a través del cacao, hay un nuevo presente y este movimiento de cacao y chocolate es la plataforma de oficio y trabajo que construye el país que deseamos. Esto restaura nuestras plantaciones, nuestra identidad y nuestro espíritu.

 

 

Río Cacao: sembrando pasión por lo nuestro

 

Río Caribe es un nombre que cualquier amante del chocolate fino asocia con este maravilloso alimento. Este espacio geográfico ubicado en el estado Sucre, Venezuela, ha sido protagonista de la historia de la semilla que, tras ser procesada y transformada en chocolate, revela sabores que nos ayudan a volver a nuestra infancia. Y ahora, Río Caribe también es la casa de un nuevo proyecto: Río Cacao.

Sucre es el estado que produce la mayor cantidad de cacao en Venezuela –cerca de 46% de la producción nacional– e históricamente los nombres de sus semillas han sido reconocidas entre las más codiciadas en el mercado internacional. Es en este renombrado lugar donde María Fernanda Di Giacobbe y el equipo detrás de Río Cacao, abrirán una puerta al conocimiento y a la pasión por nuestras semillas.



Para la Fundación Cacao de Origen, el año 2017 comienza ofreciendo un futuro lleno de educación y aprendizaje en torno al Theobroma Cacao. El propósito de Río Cacao, escuela y laboratorio Bean to bar –movimiento que significa trabajar el cacao, literalmente, de la semilla a la barra cumpliendo unas regulaciones muy específicas–, es capacitar de forma integral para el cultivo, cosecha y procesos de post-cosecha del cacao, así como su transformación en una tableta de chocolate que refleje las características de esta fantástica región oriental venezolana. Además, también contará con un espacio para adquirir tabletas de chocolate y otros productos derivados del cacao que hayan sido elaborados por productores y chocolateros de la zona, así como las barras creadas en Río Cacao. La Posada Caribana será vecina de este nuevo espacio, cuya inauguración se estipula para febrero de este año.

Así como ocurre en Cacao de Origen, nuestro laboratorio Bean to Bar en Caracas (Hacienda la Trinidad Parque Cultural, Secadero 5), la misión sigue siendo la misma: estimular tanto al productor como a todo aquel entusiasta del cacao venezolano a mejorar su calidad y exaltar su potencial natural. Nos enfocamos en la mejora del cultivo así como de generar educación, emprendimiento y bien común a través del grano de cacao. Nuestro país caribeño posee semillas con una variedad y riqueza genética incomparable; ahora es momento de tomar esta herencia y convertirla en calidad, compromiso y pasión.

¿Te dejas atrapar por los sabores que esconde el cacao de Sucre? Queremos que todos sean partícipes de un nuevo reto, una nueva experiencia en la que nos introduce –y una vez más nos une– el alimento de los dioses. Acompáñanos a través de @Kakaochocolates con las etiquetas #HablaDeCacao y #MásCacaoNuestro para celebrar el comienzo de una nueva historia que solo será posible si todos ponemos un granito de arena, o de cacao.

 

 

 

 

Zisnella Chocolates y Cacao de Origen apoyan a las Emprendedoras con un chocolate único

 

Zisnella Chocolates y Cacao de Origen, se unen para cerrar este año con una alianza que le permitirá a las Emprendedoras del Chocolate, continuar con sus esmeros en la elaboración de bombones y garantizar su oferta de productos durante la época decembrina.

Bajo la premisa ‘Juntos es Mejor’, ambas chocolaterías le brindan su apoyo a las Emprendedoras, con el lanzamiento en el mercado de un chocolate de cobertura de alta calidad a un precio excepcional. Los valores de calidad, creatividad, vanguardia y felicidad que exalta Zisnella en sus productos, están presentes en este chocolate que se venderá en Cacao de Origen (secadero 5 de Hacienda La Trinidad), a partir de los primeros días del mes de diciembre.

El chocolate de edición especial para las Emprendedoras, será presentado por María Fernanda Di Giacobbe de Cacao de Origen y por Jean Piero Famiglietti de Zisnella, este próximo viernes 2 de diciembre en el marco de la 6ta Jornada del Programa para Emprendedores en Chocolatería Artesanal, que se llevará a cabo en la Universidad Simón Bolívar en su sede de Sartenejas bajo la coordinación de la profesora Rosa Spinosa y Funindes USB.

Con este chocolate solidario, Zisnella y Cacao de Origen establecen un empuje al esfuerzo de miles de mujeres bomboneras, con un producto que las beneficiará como emprendedoras egresadas de los proyectos Bombón y San Benito, con los cuales desde el 2009 y hasta la fecha se les brinda capacitación y acompañamiento en los laboratorios de producción de KaKao, bombones venezolanos y de Cacao de Origen.

María Fernanda y Jean Piero, desde sus respectivos esfuerzos en ambas chocolaterías, aseguran que alianzas como éstas son el motor necesario para poner en marcha al sector chocolatero del país y para encontrar, en la unión de sus miembros, el país productivo que todos soñamos.

 

@CacaoDeOrigen

@Zisnella

@KakaoChocolates

#JuntosEsMejor #SolidarioChocolate #EmprendedorasDelChocolate

 

 

María Fernanda Di Giacobbe recibe en San Sebastián el Basque Culinary World Prize

María Fernanda Di Giacobbe recibe el BCWP

El pasado jueves 8 de septiembre, la venezolana María Fernanda Di Giacobbe recibió el Basque Culinary World Prize en los espléndidos espacios del museo de la Iglesia de San Telmo en San Sebastián, España. Esta distinción otorgada por el Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, conocida ya como el Nobel de la Gastronomía, ha reconocido a María en su primera edición como la chef que tiene el poder de transformar y de impactar positivamente a la sociedad desde las artes culinarias. Di Giacobbe, ha convertido al cacao en una herramienta que genera bienestar mediante la capacitación de emprendedores, en su mayoría mujeres, con el fin máximo de construir una sociedad “más libre y próspera”.

El jurado tuvo la ardua tarea de elegir a María entre más de 100 candidaturas provenientes de todo el mundo, de las cuales en una primera selección de 20 finalistas, resultó como la ganadora de 100 mil euros que debe destinar en su totalidad a un proyecto que contribuya con esta labor transformadora. La chocolatera ha hecho posible que sectores vulnerables de la sociedad venezolana, en comunidades asociadas al cacao, tengan un medio de sustento y de empoderamiento con el oficio de la chocolatería, beneficiando a toda la red cacao-chocolate con una visión de 360 grados, desde la semilla hasta la tableta.

En su discurso durante la gala del premio, María exclamó: “Qué bello que sea aquí en Donosti, San Sebastián, donde nos dan este premio, al lado de la Iglesia de Santa María y frente al imborrable mar de la Concha. Aquí arribaron 280 expediciones para desembarcar miles de semillas de cacao proveniente de Venezuela con la Compañía Guipuzcoana de Caracas. En esta ciudad de los maestros Gorrotxategui, hacia los años de 1750, se fundaron más de 40 chocolaterías que trabajaban con nuestros cacaos criollos.”

La ganadora agregó: “Sabemos la oportunidad que viene con este reconocimiento, también la responsabilidad que significa. Los recursos que nos otorgan inician la escuela Cacao de Origen Emprendedores, un espacio para profundizar conocimientos y brindar herramientas que conviertan a estos expertos del cacao en chocolateros con negocios propios. La escuela será parte de esa plataforma de bienestar que se ha creado en torno al cacao para las personas que desean salir adelante. Ellas también cambiarán el mundo a través de la cocina y los alimentos, con esta manera de pensar en colectivo y lograr el bienestar común, siendo parte de la transformación social que necesitamos como humanidad.”

Este premio es un apoyo a la energía de miles de mujeres creadoras del movimiento de cacao y chocolate en Venezuela.  ”Las emprendedoras del chocolate han tejido una red de educación y comunicación en todo el país, reconociendo la herencia contenida en las semillas de cacao y restaurando nuestra dignidad, identidad y cultura a través del oficio del chocolate.”

Video de entrega del BCWP a María Fernanda Di Giacobbe

 

Discurso completo de María en la entrega del premio:

“Cocinar, hacer chocolate, ¿cambiar el mundo?

¡Sí!

Lo estamos haciendo y junto a ustedes lo haremos mejor.

Este reconocimiento ha sido una celebración y una inspiración muy grande para continuar con nuestras metas. En nuestro país, se asoció esta noticia a la esperanza y a la certeza que el presente está en nuestras manos. Hoy, gracias a ustedes, todos nos sentimos protagonistas y hacedores de cambios.

Desde que en 1607 salió el primer barco cargado de semillas de cacao de la Capitanía General de Venezuela, nuestros cacaos se hicieron famosos en España y Europa. Eran todos cacaos con semillas de calidad y nacían en todas las regiones de nuestro territorio.

Nadie debe ser pobre donde nace el cacao, allí en las plantaciones, junto a los grandes árboles, con tantas frutas y flores, en ese trópico próspero y lleno de luz. Al convertir el cacao en chocolate y bombones, transformamos todo el paisaje en recursos, en educación y futuro.

Mientras más difícil se torna la situación en Venezuela, surgen más mujeres “Emprendedoras del Chocolate” que aprenden y trabajan con el amor y la fuerza de las madres que protegen a sus hijos. Sus bombones atrapan los sabores, texturas y aromas de los frutos del jardín y transforman sus ideas y sueños en realidades.

Este premio apoya la energía de miles de mujeres creadoras del movimiento de cacao y chocolate en Venezuela. Ellas, con sapiencia y entusiasmo, han tejido una red de educación y comunicación por todo el territorio, reconociendo la herencia contenida en las semillas de cacao y restaurando nuestra dignidad, identidad y cultura a través del oficio del chocolate.

El cacao que vive en nosotros germinó, nos une en sus raíces y estás raíces unen, bajo la tierra, las piezas de un país que está roto. El trabajo que hacemos nos reconstruye como nación, nos hace prósperos y libres.

Vengo a compartir con ustedes esta alegría, mi voz es hoy la voz de todas estas personas

Gracias. Gracias a ustedes.

A los miembros del jurado: Elena Arzak, Roca, Bottura, Blumenthal, Esquivel, Crenn, Adriá, Franchini, Olvera, McGee, Montanari, al equipo de trabajo que conforman el Basque Culinary Center, a los grandes cocineros y al gobierno de Euskadi.

¡Eskerrik asko!

Nota relacionada:
+Info Emprendedoras del Chocolate y proyectos: María Fernanda Di Giacobbe

María Fernanda Di Giacobbe, ganadora del Basque Culinary World Prize 2016

La emprendedora venezolana del cacao y del chocolate, al frente de Kakao, bombones venezolanos y de Cacao de Origen, gana el premio convocado por Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, dotado con 100.000 euros, que deberá destinar al proyecto de su elección que tenga poder transformador y de impacto social desde la gastronomía. Con este potente reconocimiento, María Fernanda recibe un compromiso invaluable con aquellos venezolanos que han vislumbrado en el oficio de la chocolatería una oportunidad de progreso y de sustento, así como también con los productores de cacao que, a través del trabajo de María, han recuperado su fe en el cultivo de este fruto emblemático de nuestro país.
Leer Más

Culinary Interaction: “Cacao de Origen siembra conciencia”

Culinary Interaction escribió:

Con la convicción de que el grano venezolano es el mejor del mundo, Maria Fernanda Di Giacobbe abona el terreno de su industria cacaoetera con una iniciativa para potenciar las herramientas de los productores locales, al tiempo en que los empodera y sensibiliza en relación con el medio ambiente.
Leer Más

María Fernanda Di Giacobbe: finalista en el Basque Culinary World Prize

Nos llena de emoción y orgullo que el nombre de Venezuela figure en la lista de finalistas del Basque Culinary World Prize, un premio enfocado en el poder que tiene el área gastronómica y culinaria para transformar de forma positiva la sociedad. “Esta nominación le da peso, valor y nivel internacional a nuestros proyectos. Estamos muy agradecidos y trabajando con el mismo entusiasmo”, dice nuestra finalista.
Leer Más